BLOG

16 enero

2013

La repostería decorada, ¿se nos va de las manos?

Por galletas lombardero Miscelánea 3 Comentarios

Hoy os propongo un debate… pero, pero esto no era un blog de galletas? Sí, pero no. Al menos, no sólo de galletas. Además, la pregunta que me hago hoy tiene que ver con las galletas, y con la repostería en general.

Este es un tema controvertido (recordad los encendidos comentarios y la polémica que generó este artículo de mi admirado comidista), y hay opiniones de todo tipo: desde que es una tontería innecesaria, y que da igual la pinta que tengan las cosas si al fin y al cabo son para comérselas… hasta el otro extremo, hay quien piensa que son pequeñas obras de arte efímero, dignas de gran admiración.

Vaya por delante que mi opinión se encuentra en un punto intermedio entre las dos anteriores: me gusta la repostería decorada, pienso que es divertida y creativa, y en ocasiones llegan a ser pequeñas obras de arte, pero también creo que es más importante la calidad del producto en si, y que ha de prevalecer la característica principal de la repostería: ¡¡qué esté rico!! …como dijo otra grande, Julia Child: de todo con moderación, incluida la moderación.

Y con esto en mente, hace unos días repasando la tonelada de blogs a los que estoy enganchada, me encontré con algo que me hizo pararme en seco. En el blog Not Your Momma´s Cookie (que ya me tiene acostumbrada a cosas muy originales y con mucho sentido del humor) me encontré con una galleta que simula -atención- una ecografía del futuro bebé de los Duques de Cambridge.  Alucinante. La verdad es que lo que me cruzó la mente fue la siguiente pregunta: ¿se nos va la olla con lo de la decoración de las galletas? ¿Se puede -o más bien se debe- galletizar todo?

Galleta ecografía del blog Not Your Momma´s Cookie

Yo creo que no, la verdad. En concreto, a mi me dan escalofríos las galletas que representan a personas a las que luego ¡¡te tienes que comer!! No puedo evitarlo, me da mal rollo, sobre todo los bebés. Pero bueno, es mi opinión personal, eso ante todo.

¿Qué os parece? ¿Vale todo? ¿Se nos está yendo el tema de las manos en la interminable búsqueda de la originalidad?

Laura